3 de agosto de 2016

Uno de los hogares del comunismo en el Ecuador



Las tomas que se muestran en el presente artículo fueron realizadas en la ciudad de Guayaquil, y para el asombro de quien escribe recuerdan en cierto modo algo de lo que fue Alemania Oriental un mundo cerrado y cercado por un Muro (el de Berlín) que impedía a quienes tenían la tragedia de vivir ahí, huir del comunismo.

En una línea diferente pues esta no es más que una brevísima reflexión, casi resulta hilarante que precisamente ahí donde se flamea una bandera representativa de una de las doctrinas jurásicas más totalitarias de todos los tiempos, el comunismo, no se promueva el uso común de los bienes de dicho inmueble sino más bien todo lo contrario.

      Aquí incluso podemos observar la hoz y el martillo comunistas

Ahora bien ¿a qué viene todo esto?

Primero, por la sorpresa que representó para el autor de estas líneas que todavía existan proponentes de una doctrina totalitaria tan desacreditada tanto por la academia, como por la realidad. Amén de los millones de muertos que tiene tras de sí.

Segundo, por el hecho en extremo curioso de la contradicción inherente al cerco, rejas y alambre de púas, todo en aras de proteger lo que no es más que una propiedad privada.

Tercero, por el recuerdo de lo que en realidad significa el comunismo: cercos, campos minados, campos de concentración, gente aprisionada y bajo la promesa vertical de un mundo mejor, que siempre escúchese bien siempre y de manera indefectible terminó con un mundo totalitario.

Finalmente, y además motivo de la mayoría de lo que suelo escribir, hoy más que nunca es necesario reflexionemos sobre la importancia de promover una sociedad libre, abierta y en la que se garanticen los derechos individuales de las personas, caso contrario, se cernirá sobre nosotros la eterna amenaza de vivir en una sociedad totalitaria, con cercos y alambrados que en ocasiones son visibles y en la mayoría de las ocasiones no.

Pd1: Recomiendo ver una película que probablemente aterrice mucho mejor la idea que quise expresar en este artículo: Cuidarnos de las ideas que representa el comunismo.



Pd2:  Si bien este no será el único hogar del comunismo en el Ecuador, pues en muchas ocasiones lo han sido las aulas universitarias, este hecho fue resaltado por lo anecdótico de su existencia.

Seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada

0 comentarios :

Publicar un comentario