30 de noviembre de 2017

La isla de las fantasías y la revolución ciudadana



El avión jefe, el avión seguro fue la frase que se escuchó aquel día con la llegada del tirano Rafael Correa al aeropuerto de Guayaquil, llegada por cierto que tuvo que realizarse en medio del casi hermetismo y con una salida por parte del ex mandatario que asemejaba haber salido por la ventana y no llegar por la puerta grande, pues en este terruño nadie lo quiere. Sin embargo, mis reflexiones de hoy no van por esa línea, hoy me pregunto ¿cuál de los dos Lenín o Correa en realidad cree que aquí sus fantasías se harán realidad?

Los revolucionarios viven al momento una aparente disputa, pero no de fondo como bien aclarara desde el principio el propio Lenín Moreno, en lo que en realidad no concuerdan es en ¿quién realmente tiene el poder? El primero, Lenín Moreno conoce que su legitimidad no es tal. Toma el poder en medio de la oscuridad de un apagón informático, llega a éste con ¾ partes de una herencia maldita tanto por la crisis que hereda, como por el equipo que recibe y sin embargo, lo que le preocupa no es enderezar lo ya torcido por Alianza País durante la década espantosa, su preocupación es tomar el poder, sí en todo el sentido de la palabra y para ello debe acabar (al menos aparentemente) con el líder de la banda y por supuesto, con sus sumisos aliados.

En la otra esquina está el mandatario más acomplejado, resentido, ególatra y perdido que ha tenido tierra ecuatoriana, cuyos destrozos aún pagamos y seguiremos pagando por algunas generaciones, sin embargo, para continuar con el paralelismo de la isla de la fantasía (y que me disculpen los productores de tan extraordinaria serie de los años setenta) supongo que éste último, cree realmente que aquí se harán realidad. En ella, es decir en su fantasía, la gente llega a recibirlo cual mesías bajado del cielo, los sumisos llegan con oro, incienso y mirra, la estrella de diciembre va señalando el camino de su aparición y finalmente, todos llegan a adorarle (que casualidad que estemos a puertas de diciembre), pero la realidad pasa por otro lado, llegó por la ventana, la gente de Guayaquil quería arrastrarlo y en el resto del Ecuador sucede igual, a sus manifestaciones no va nadie y tal es así, que sí fuese de otra manera ya lo habrían publicitado, recuerden que si de algo sabían los revolucionarios verdeflex era de propaganda, aunque esta nunca reflejara la realidad.

Finalmente, ninguna de las dos fantasías se hará realidad. A Lenín Moreno preocupado por la toma del poder, éste le será esquivo aún ganando la consulta popular, pues la única forma de legitimar su mandato no será solo cambiando las formas, sino también cambiando el modelo. Lo que equivaldría a sostener que declare ya no ser ni socialista, ni revolucionario. Sencillamente no puede, por las mismas razones por las que no puede ser culpado Glas de todo lo que se le acusa, porque también tiene rabo de paja; y, por otro lado, al mesías del pueblo sumiso sólo le queda el olvido, y reconocer que en este país sus fantasías ya no tienen ninguna oportunidad. Aprovecho estas líneas para indicarle a este último, que me gustaría verlo vacacionando junto a aquel por el que ponía las manos al fuego.

Seguimos conversando,


Joselo Andrade Rada

29 de noviembre de 2017

El impuesto a los retiros en efectivo y el impuesto a las ventanas del rey Guillermo III de Inglaterra



Érase una vez que en el reino de Inglaterra a falta de recursos al rey Guillermo III se le ocurrió poner un impuesto a las ventanas para tratar de cubrir los serios problemas económicos por los que atravesaba su reinado. Sus supuestos eran los siguientes: quienes más ventanas poseían en un hogar eran aquellos que más recursos y posibilidades tenían, desde luego y como siempre en la historia de pasar “gato por liebre” se aducía que estos eran unos pocos, y que además, no iba a tributar la mayoría del pueblo pues quienes más ventanas poseían, eran precisamente los más ricos. Desde luego, y como era de suponerse la historia fue diferente.

Tan diferente que incluso en el libro “La riqueza de las naciones” Adam Smith criticó la existencia de dicho impuesto. Como era de esperarse, el rey no contaba con la astucia de quienes eran sus víctimas, en realidad todo súbdito de su reino. Estos al observar que pagaba más quien más ventanas tenía, empezaron a cerrar y tapar ventanas en sus casas, al punto de que en algunos casos las ventanas se comenzaron a colocar en los techos para escapar al castigo y desde luego, a la vista de los controladores de ventanas (agentes dedicados a contabilizar el número de ventanas para poder recaudar el impuesto).

Finalmente ocurrieron dos cosas: número uno resultado predecible y esperado, cayó la recaudación del rey y segundo, rápidamente las enfermedades surgieron en el reino por la falta de ventilación y luz dentro de los hogares ingleses. Una vez más se comprobó que una mala medida, lograba exactamente lo contrario de lo que se pretendía.

Hoy en la actualidad de magoolandía, entiéndase Ecuador bajo el reinado de Lenín Moreno se está aprobando un impuesto al retiro de efectivo para montos igual o superiores a 5.000 dólares americanos. Una vez más se aduce que no va a afectar a la mayoría y además cosa aún más curiosa se argumenta que “aquí usamos mucho dinero… en efectivo” idea tan extraña como carente de sentido económico. ¿Qué va a suceder?

Sencillo, la gente en lugar de colocar su dinero en el banco va a aumentar sus saldos en efectivo no depositando su dinero en el sistema financiero, logrando desbancarizar aún más nuestra economía y segundo, con ello caerá aún más la recaudación que el gobierno a como da lugar intenta obtener.

Desde luego, las víctimas directas del impuesto serán aquellas que no puedan escapar al sistema, pero al final del día pagaremos todos, pues los impuestos jamás son neutros y al igual que en el impuesto a las ventanas que se colocó en Inglaterra, pronto surgirán los efectos no esperados sobre nuestro sistema financiero y económico.

Sólo cabe sumar a lo dicho, que el impuesto al retiro de efectivo tiene en el Ecuador un primo lejano, el impuesto a la circulación de capitales que para aquellos que llevamos registro de la actividad económica y política del país, ayudó en parte a precipitar la crisis a la que algunos llamaron la crisis de los bancos a finales del siglo pasado. Situación que por cierto no debemos perder de vista cuando hablamos de este novel impuesto.

Una última reflexión si se me permite, Lenín, Correa y Glas son parte de Alianza País, revolucionarios y socialistas del siglo 21, por lo que naturalmente no podemos esperar resultados distintos de los ya sufridos durante la década espantosa.

Seguimos conversando,


Joselo Andrade Rada

28 de noviembre de 2017

PanAm Podcast: Moreno vs Correa, una pelea de forma y no de fondo

En esta ocasión mi opinión sobre la situación entre Lenín y Correa.

Aunque es una entrada en construcción aquí la entrevista, y para mayor contexto dejo el link de la publicación original en este enlace:



https://es.panampost.com/vanessa-araujo/2017/11/27/correa-moreno-una-pelea-de-forma/



Con ustedes Moreno vs Correa, una pelea de forma pero no de fondo.







12 de noviembre de 2017

10 frases libertarias que todo libertario debería viralizar


De la misma saga de 10 libros que No deberían faltar en una biblioteca libertaria10 Películas que todo libertario debería de ver10 Canciones que no deberían faltar en un karaoke libertario, y 10 videos básicos que no deberías perderte para entender las ideas libertarias hoy les traigo una entrada algo más modesta pero que bien puede pertenecer a esta exclusiva selección: 10 frases libertarias que todo libertario debería viralizar!

Como sabrán los amigos de la libertad tenemos nuestros autores, libros, películas, canciones, videos y momentos de la historia que nutren, forman e inspiran a todos aquellos que promovemos la libertad desde nuestros respectivos espacios. Algunos pensarán que se trata de una ideología pero nada más lejos de la verdad, se trata de una filosofía de vida, un ideal de convivencia basado en la idea de que podemos y debemos vivir libres, respetando a nuestros semejantes y a sus proyectos de vida, de una manera de entender la coexistencia que no sólo ha probado su efectividad, sino que también trae aparejada la prosperidad que tanto anhelamos. Se trata en fin de la creencia en el ser humano y en lo que la libertad puede hacer por él.

Así que sin más preámbulos, hoy traigo a ustedes algunas frases que no sólo deberíamos tener en cuenta, sino que también deberíamos viralizar por el bien de la libertad, su recuperación, preservación y futuro. Así que manos a la obra!

Con ustedes 10 frases libertarias que todos libertario debería de viralizar:

1. By Friedrich von Hayek


2. By Murray N. Rothbard


3. Autor desconocido


4. By Ayn Rand


5. By Thomas Jefferson


6. By Ludwig von Mises


7. By Albert Einstein


8. Autor desconocido


9. By Thomas Jefferson


10. By Cervantes


Finalizando ya esta entrada, sólo una nota al pie de página. Al igual que en ocasiones anteriores no prentendo en ningún momento decir o sugerir que son las mejores de todos los tiempos, pero sin lugar a dudas son muy, muy buenas. En todo caso a viralizarlas, que la libertad mis amigos necesita aliados.

Un fuerte abrazo libertario y seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada

21 de octubre de 2017

Ni ideología de género, ni ninguna otra cosa


Ahora que está de moda el tema de #NoTeMetasConMisHijos, las marchas en pro de una u otra cosa, y voces que opinan a favor o en contra del mismo, considero adecuado escribir unas líneas respecto a este tema tan controversial como poco comprendido. Sin embargo, antes de seguir adelante, quisiera mencionar que éste no es un escrito para defender, ni atacar a grupo alguno, es un escrito para defender la libertad desde la perspectiva que considero más adecuada, y que ha sido causa de mis acciones desde hace ya casi 20 años, la libertaria.

Te pido adicionalmente, de que antes de empezar a hacerte ideas sobre lo que viene y con ello tomar posiciones desde las cuales realizar la lectura, primero leas detenidamente lo que aquí voy a decir, y luego, lo proceses como lo que es, una opinión serena y respetuosa que intenta de manera reflexiva mostrar un punto que considero en extremo importante para enfocar mejor el debate sobre este tema.

Expreso además, que el autor de estas líneas parte de la presunción de honestidad de las partes involucradas en este diálogo abierto, y además, asume de manera sincera de que quienes intervienen en él, son personas que en términos generales creen en la idea de vivir en un mundo mejor, donde el respeto y tolerancia sean criterios universalmente aceptados.

Empezaré por decirlo de la manera más clara posible, la agenda LGTBI y de identidad de género no es libertaria, ni en términos generales tiene de nada de liberal, puede haber y de hecho los hay (esta es mi opinión) aspectos a considerar en los que tienen alguna razón, pero la promoción de sus ideas a través del sistema educativo de manera obligatoria, no son para nada parte de la agenda de la libertad.

Expresado esto, y ahora que unos están contentos y otros molestos les diré, no se apresuren a hacerse de conclusiones ligeras tan rápidamente, el asunto es más complejo de lo que parece, les invito a acompañarme en estas reflexiones.

En primer lugar, diré que no se debe promover este tipo de ideas a través del sistema educativo, por las mismas razones por las cuales no debe ser obligatoria la enseñanza religiosa en escuelas y colegios. Así de simple, si entendiste este párrafo es posible que puedas omitir todo lo demás.

Pongamos un ejemplo que nos ayude a explicar lo que hemos dicho

Imaginemos por un momento, que quienes sostienen que las ideas de género deben ser promovidas en todas las entidades educativas tuviesen razón, bajo el supuesto de promover la diversidad y la tolerancia.

De ser cierto aquello, tendríamos también que estar de acuerdo, en que la falta de inclusión de las mismas implicaría una especie de discriminación arbitraria y además dañina, lo que nos llevaría a preguntarnos nuevamente ¿si existe algún grupo adicional que en función de alguna característica particular haya sido injustamente[1] discriminado por el sistema de una u otra manera? Situación que nos llevaría a concluir, siempre que partamos desde esta perspectiva, que los indígenas, los afroamericanos, los discapacitados, los niños, los de tercera edad, las mujeres, los obesos, los pobres o desposeídos, los analfabetos, etc., etc., etc., también merecen ser incluidos en esta interminable lista.

Todo esto implicaría también, que sí consentimos la idea de que la discriminación se materializa por la falta de inclusión de este tipo de ideas en el sistema educativo, también y bajo los mismos términos, tendríamos que aceptar  por fuerza de las mismas razones, que debemos incluir sesiones de clases o charlas para hablar sobre negros, mestizos, discapacitados, obesos, pobres, mujeres, niños, altos, bajos, montubios, costeños, serranos, jóvenes, ancianos, cristianos, ateos y otro largo etc., etc., etc., es decir, a hacer de las particularidades de un grupo, minoría o colectivo como ahora suelen llamarlo, todo un programa legislativo, normativo o educativo para remediar tentativamente este aparente problema de discriminación o falta de inclusión.

Con lo que llegaríamos al absurdo de hacer asistir a los estudiantes a clases, ya no para conocer algo sobre matemáticas, historia o emprendimiento, sino para pasarnos ocupados todo el tiempo en hablar de lo infinitamente diverso que es el ser humano.

¿Se deduce de esto que debemos incluir dentro de la agenda educativa explicaciones obligatorias en las que abordamos a todas las variantes del género humano en pro de una difusa inclusión? Todo ello, sin contar con el problema adicional que conlleva el determinar ¿a qué grupos se ha de beneficiar[2]?, ¿quién decidiría que sí o que no? ¿desde qué perspectiva se abordaría?, ¿qué contenidos serían los apropiados?, ¿quiénes impartirían lo que se ha determinado?, ¿de qué forma se llevaría todo esto adelante?, y finalmente, ¿quiénes serían los receptores de esta perspectiva curiosa de la educación?. La respuesta es sencillamente no.

El detalle que debe centrar nuestra atención es que las premisas desde donde parten las argumentaciones de aquellos que defienden esta postura, son equívocas, y es debido a ello, que una vez aceptadas llegan a tan aparentemente lógicas como disparatadas conclusiones.  En palabras sencillas, la discriminación que no deseamos promover dentro del sistema educativo, no se reduce o elimina con una aparente inclusión de textos o sesiones escolares, se promueve efectivamente a través de la promoción general y no particular del respeto y tolerancia hacia el prójimo, sin importar en ningún caso la apariencia u orientación que el mismo posea.

En otras palabras, dentro del mundo educativo, lo que debería de promoverse es el respeto a las personas, por el único hecho de ser personas, el respeto al prójimo por ser este portador de una dignidad que es común a todo ser humano. 

En síntesis, la promoción del respeto al ser humano sin importar el tipo de manifestaciones particulares que de manera aparente nos hace diferentes, por lo que la promoción del respeto es hacia la persona y nada más que para las personas, sin distingo de las contingencias que afecten a cada uno de estos.

Es decir, a nuestros hijos en un entorno de educación homogéneo[3] se les debe enseñar a respetar a cualquier ser humano, por el simple hecho de ser, ser humano. Te respeto seas negro, indígena, católico, ateo, pobre o rico, flaco o gordo, mujer o joven, por el hecho cierto e inequívoco, de que eres una persona que merece respeto al igual que yo o cualquier otro.

Expuesto así debemos hacer legislación no para evitar el femicidio (variante ridícula de esta lógica de género), debemos promover legislación para evitar que se comentan crímenes contra las personas sean estas niños, jóvenes, adultos, ancianos, indígenas, lesbianas, transgéneros, flacos, gordos, pobres o ricos, caso contrario tendríamos que legislar para evitar el niñicidio, jovenicidio, adulticidio, ancianicidio, indigenicidio, lesbinicidio, transgenericidio, flaquicidio, gordicio, pobricidio, riquicidio y otro largo, etc., que de paso sería tan extenso como extensa es la variedad de particularidades del género humano.

Alternativas más eficaces para promover la coexistencia humana

Expuesto lo anterior quisiera reflexionar sobre soluciones más eficaces para promover de mejor manera la coexistencia humana, una vez que ya hemos analizado un poco las implicaciones que sobre el día a día generan este tipo de premisas.

En pocas palabras, la mejor solución que poseemos bajo el esquema actual de educación es intentar no promover agenda alguna sea esta cristiana o no, de género o no, particular o militar, etc., etc., etc., puesto que vivimos bajo un sistema que involucra a todos de manera lamentablemente obligatoria, y del cual nadie puede escapar. Nuestra educación señores, la deciden los gobiernos de turno, bajo la muy escasa y difusa legitimidad que les otorga el sistema democrático, no escapa en ningún momento a los defectos del accionar político, y además, está cargada de la agenda valórica de quienes ahora están en el poder. Ejemplos claros de esto son la inclusión de palabrejas como Pachamama, Sumak Kawsay y derechos de la naturaleza que por cierto, sí tienen efectos sobre el mundo que nos rodea. Todo ello sin contar, que sea el che Guevara asesino de ingrata recordación quien da consejos a nuestros hijos, a través de las páginas en los libros de textos sociales.

¿Qué opciones tenemos?

Una muy simple y sencilla, y no por ello menos efectiva: Permitir que la educación de nuestros hijos sea la que nosotros deseamos a través de la promoción de un sistema de educación libre en la que cada uno de nosotros encuentre lo que mejor se ajuste a lo que consideramos importante.

En mundo de educación libre podrías tener unidades educativas en las que tus hijos no reciban educación religiosa, y otras en las que ese sea el fin declarado de la entidad, podrías hallar unidades educativas en las que se hable de equidad de género si es que a ti eso te sienta bien, y siempre que así lo prefieras, sin obligar nunca a aquellos que no desean a recibir ese tipo de educación. En un modelo de educación libre[4], los contenidos y valores los deciden los directamente involucrados y afectados, en éste todos se verían mejor representados. Tu visión y la forma en que te ves reflejado en el mundo encontrarían un mejor escenario en el que este se vea materializado.

En pocas palabras, no necesitamos incluir mensajes de ningún grupo humano, sea este mayoritario o minoritario en nuestras escuelas o colegios. Debemos simplemente, promover que los miembros de la sociedad vean reflejados en el mundo educativo los contenidos y valores que ellos consideran apropiados, situación que sólo sería posible en un entorno en que la educación es libre.

En este escenario de libertad ni estado, ni iglesia o grupo alguno impondría su agenda, más bien la verían reflejada en la diversidad de fórmulas académicas a las que sólo la libertad educativa puede dar lugar. En este escenario la rectoría de la educación sería arrebatada de las manos del estado, y pasaría a estar en nuestras manos, haciendo que cristianos y no cristianos, heterosexuales y no heterosexuales, e incluso activistas de las más variadas causas encuentren una representación más fiel y acorde al modelo de sociedad en la que cada uno desea vivir.

En conclusión, y para que no quede duda alguna, lo que necesitamos es libertad educativa, educación libre, libertad para educar, educar en libertad, y todas las manifestaciones creativas a las que ésta da lugar. Solo bajo ese sistema estaremos todos contentos y las diversas manifestaciones del género humano se verán mejor representadas.

Finalmente, y traspasando un poquito los objetivos iniciales de este escrito, una solución también efectiva y alternativa para mejorar nuestra convivencia, es la de permitir a los miembros de cada provincia o ciudad, que no decidan sólo sobre la educación que desean tener, sino también bajo qué tipo de reglas desean convivir. Situación que permitiría que todos puedan escoger dentro de un abanico más diverso, el lugar donde vivir que se acoja a los valores y creencias que son representaciones más fieles del mundo con el que sueñan. A esto le llamamos ciudades libres, algo que personalmente promuevo, pero que ya es materia de otro escrito.

Como última declaración, ¿quiere esto decir que si un plantel educativo del sector privado de manera libre y voluntaria desea promover la ideología de género en sus aulas está en su derecho? desde luego que sí, de la misma manera que cualquier otra institución privada puede negarse rotundamente a impartir este tipo de contenidos, sin más justificación que la de ser una institución que decide que es lo que considera adecuado para la formación de sus estudiantes. Siempre y en todo momento tomando en cuenta que no podrán ni una ni otra institución escapar a las consecuencias prácticas que sus decisiones tendrán sobre su propio futuro. 


Pd: La libertad implica aceptar comportamientos de terceros que no necesariamente nos agradan. Con un poco más de tolerancia y respeto haríamos de este un mundo mejor.

Un fuerte abrazo y seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada









[1] Aquí el concepto que tengamos de justicia es central, no en vano se ha dicho que los conceptos son campos de batalla. El autor encuentra mecanismos alternativos que posibilitan el mejor desarrollo de la coexistencia pacífica. Durante el transcurso del ensayo se verán estos reflejados.
[2] La sola existencia de una cuota de contenido generaría toda una gama de lobbies y grupos de presión en favor de la inclusión de las ideas y programas que cada grupo o minoría consideraría adecuado. Para finalmente ser capturados por la lógica del accionar político.

[3] Explicaré en líneas posteriores a que me refiero con educación homogénea.
[4] Para quienes desean saber más sobre educación aquí dejo un artículo que escribí al respecto y que mantiene total vigencia: http://joseloandraderada.blogspot.com/2015/07/para-no-fosilizar-aun-mas-nuestro.html

19 de octubre de 2017

Magoonomics la economía del gobierno conversón


Si algo ha quedado claro después de escuchar lo que de ahora en adelante podemos llamar Magoonomics la economía del gobierno conversón, o magoonomics la economía según Lenín Moreno, es que este gobierno no tuvo, no tiene y por lo menos por algún tiempo no tendrá plan económico.

Al igual que Mr. Magoo personaje de caricatura de grata recordación, Lenín Moreno transita por el mundo de la economía sin saber dónde está parado, situación que no necesariamente sería peligrosa, de no ser porque quienes en realidad manejan el equipo económico del señor Moreno, están aún más perdidos que él, confundiendo tanto nuestro Magoo tropical como sus jurásicos asesores revolucionarios plan económico con cualquier cosa que les sirva para sobrevivir los próximos meses.

No es menester mencionar aquí lo que ya muchos han sostenido, incluyéndome, de que estamos ante un gobierno sin brújula, tratando tímidamente de afianzarse en el poder, para lamentablemente hacer más de lo mismo, insistiendo en recetas que no dieron resultado tangible alguno durante la década pérdida o también llamada década espantosa, y que, dicho sea de paso, no han funcionado nunca, ni aquí ni en ninguna parte. Lo importante ahora es señalar que mientras la miopía del gobierno, que refleja la filosofía después de mí, el diluvio prevalezca, la situación de la economía en el mejor de los casos tendrá la suerte de nuestro personaje de caricatura, la de ir por el camino sin saber ni que tiene por delante, ni tampoco para donde se dirige.

Esperemos por el bien del país que se ponga lentes, lo que equivaldría al cambio total de su equipo económico, y que una vez pueda ver realmente los destrozos que dejó la revolución ciudadana parte uno, olvide sus fantasías juveniles revolucionarias y acabe con la receta que dio lugar a la mesa que se sirvieron ellos, los socialistas del siglo XXI.

Pd: aquí os dejo el link de aquellos 8 minutos 45 segundos de terror en el que nuestro personaje nos hablaba sobre aquello que creía tener antes sus ojos: su plan económico

Lenín Moreno anuncia medidas económicas

Un fuerte abrazo y seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada

24 de junio de 2017

La educación de nuestros hijos en manos del socialismo del siglo XXI



Son las 14h30 y estoy recogiendo a mi hijo en la escuela, él empieza a leer su texto de Ciencias Sociales de séptimo de básica y en ello escucho: 

"En 1979 Ecuador retornó a la democracia. El mundo experimentaba una crisis mundial y había terminado el boom petrolero, desde entonces los sucesivos gobiernos de finales de siglo enfrentaron serios problemas: caída de los precios de los productos de exportación, alta inflación, aumento de la deuda externa entre otros. 

Para solventar la situación, se aplicaron políticas de ajuste como por ejemplo, elevación de los precios de los combustibles, y los servicios públicos, despidos y devaluaciones. Esto causó desempleo y migración..."

Empieza mi preocupación, pues sé que lo estoy escuchando, y lo siguiente que escucharé explica en muy buena medida porque hay tanta pobreza en América Latina, lo que viene a continuación es el relato de la historia de nuestro país contada por ellos, por aquellos que no tienen idea de que da lugar a la prosperidad y por el contrario, con sus ideas han sembrado y fabricado miseria por generaciones, sí mis amigos, esos libros con los que están educando a nuestros niños los han forjado los socialistas del siglo XXI.

Antes de continuar, quisiera contarles una historia primero. 

Cuenta Álvaro Vargas Llosa escritor peruano que Ibsen Martínez creador de la famosa novela latinoamericana de los años noventa "Por estas calles" en una ocasión confesó sentirse muy culpable por todo lo que está ocurriendo en Venezuela, al punto en que llegó a pedir perdón al pueblo venezolano, pues está convencido de que gracias a la trama de su novela y al relato tras ella, el chavismo ascendió al poder.

Pongamos un poquito de atención a la novela latinoamericana

En todos los casos la movilidad social, la mejora económica o el paso de pobreza a riqueza se lograba "cuando la chica pobre se casaba con el chico rico", "cuando la chica pobre descubría que era hija de un rico", o "cuando la familia pobre se hacía con el boleto ganador de la lotería". En otras palabras, la noción de esfuerzo, trabajo, sacrificio no eran el puente necesario para pasar de un lado a otro de la vereda social.

Simultáneamente, el hombre rico era un ser despreciable, su esposa también, la cuñada una mujer fría, calculadora, y superficial, de alguna manera su riqueza era mal habida y todos casi sin excepción miraban con desdén a los trabajadores de la empresa...

Dicho esto ¿ya van logrando visualizar el punto al que quiero llegar? ¿pueden notar que después de décadas de ver y escuchar el mismo relato a lo largo de la novela latinoamericana es natural que hoy estemos cosechando lo que se sembró en nosotros?

Aunque pareciese una especie de "fue sin querer queriendo", en la lectura profunda de ese tipo de novelas, la comprensión de la realidad latinoamericana, su trama, sus implicaciones y sus sugerencias podemos observar una lectura de la realidad que no se compadece con ella, esa interpretación de la historia que luego fue reflejada en novelas fue sembrada en los creadores de esas novelas ¿saben dónde? desde luego en las aulas, y lo que es peor, una vez que esta interpretación se convirtió en novela, con ella se ha venido perpetuando esa espiral viciosa y casi perpetua de "entendí mal el problema, y por ende, siempre será mala mi solución".

En otras palabras, la historia y el relato latinoamericano  del porqué de nuestras desgracias fue y ha sido un relato desde una perspectiva socialista, y en ello, la falta de comprensión de los motivos que acercan a las sociedades en unos casos hacia la prosperidad y en otros hacia la riqueza. 

En un sólo párrafo "somos pobres porque ellos son ricos", "la culpa la tienen los banqueros sin conciencia social", "la pobreza se debe a la deuda", "las políticas de ajuste generaron la crisis", "aquellos que tienen dinero lo obtuvieron como producto de la explotación de sus trabajadores", "el imperio..." y un largo etcétera son la explicación de cabecera para todos los temas en el caso de los socialistas de todos los tiempos.

Transitando hacia el final

La pregunta que venía a continuación en el libro de ciencias sociales que colocaron en todas y cada una de las aulas de escuelas y colegios de nuestro país, fue el resultado de una concepción de la historia equívoca, mal intencionada, sin fundamentación económica, adoctrinadora y con un gravísimo sesgo ideológico de corte socialista para que nuestros chicos aprendan la historia del Ecuador de otra manera, y finalmente terminen convirtiéndose en los socialistas de las siguientes generaciones.

La pregunta fue: ¿qué opinas de las medidas para enfrentar la crisis? y la respuesta que se desprendía de la lectura era: "eran malas porque generaron desempleo y migración". Oh sorpresa, no era que durante los 70s y 80s no emprendimos la tarea de integrar nuestra economía al mundo y por el contrario practicamos el aislacionismo, y todo tipo de prácticas socialistas-populistas, que lógicamente una vez terminado el boom petrolero ya no podían sostenerse y por lo tanto, había que ajustarse a la nueva situación, situación por cierto similar a la que ahora viven los socialistas del siglo XXI porque se les acabó la "ficción petrolera", la respuesta sacada del manual del buen idiota latinoamericano fue "fueron las políticas de ajuste las que nos llevaron a la crisis".

Con este tipo de relatos para que te cuento lo que viene luego, lo que sí es necesario es que pongamos asunto en los contenidos que están recibiendo nuestros chicos, caso contrario solucionar este viejo problema tomará más tiempo del necesario.

Pd: no permitas que el "che Guevara sea quien de consejos a tus hijos a través de los libros que ellos utilizan para formarse, y tampoco dejes que entiendan a la dictadura cubana como un ideal de revolución". Sí, porque aunque no lo hayas notado eso está en sus libros de Ciencias Sociales. Te invito a que los revises y cambiemos juntos la historia para que no se repita la tragedia del socialismo del siglo XXI nunca más.

Seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada  




23 de mayo de 2017

Con el ilegítimo no hay solución



Después de una década espantosa el país que heredará el presidente del apagón informático tiene salida, y sin embargo, con ellos no tiene solución. El planteamiento es simple: el socialismo es un modelo que necesita de inagotables e ingentes recursos para maquillar la realidad de sus consecuencias económicas, y además como si no bastase con ello, conduce inevitable e inequívocamente hacia la pobreza extrema y al totalitarismo que observamos en Venezuela, parada que lamentablemente es sólo un estadio más en la transición hacia la barbarie.


¿Cambio de dirección o de estilo?


Se suele sostener que el primer elemento para terminar con una adicción que destruye vidas y futuro es el reconocimiento del problema, en el caso del gobierno pareciera no ser este el caso. Su propuesta no pasa por reconocer el fracaso de una doctrina política que no ha funcionado en siglo alguno, sino más bien en creer que con una sonrisa disimulada y sin encanto alguno, se podrá mantener un show que hace rato dejó de agradar a quienes éramos testigos de éste.


En materia de impuestos, a falta de creatividad y sentido común tarde o temprano recurrirán a la manida y nunca olvidada tradición de sostener que pondrán impuestos a quienes más tienen, y que esto no afectará a los sectores económicos de menores recursos. Huelga decir que esto es más falso que el milagro económico ecuatoriano que sostenían ocurrió en el país, o el éxito de las cocinas de inducción.


Por el lado del endeudamiento el gobierno buscará más temprano que tarde extender la mano a quien esté dispuesto a entregarle recursos, esperemos que exista un mínimo de sensatez y traten al menos en el principio de renegociar deuda ya adquirida, aunque luego de ello irán por más y siempre más como puede deducirse de su slogan de campaña.


En materia monetaria felizmente “la locura del socialismo del siglo XXI” tiene puesta una camisa de fuerza, que aunque no gusta e incomoda a más de uno del gobierno, se sostiene parafraseando una conocida publicidad porque es “la moneda de los ecuatorianos”. No obstante, se la ha culpado de todos los males ocasionados por la torpeza del gobierno, y está en nosotros vigilar que “el dinero electrónico” no llegue a tener lo que se conoce como “curso forzoso”, pues esto significaría que uno de los dos elementos que nos diferencian de Venezuela “dolarización y fuerzas armadas medianamente independientes”, ya no se encontraría presente en la ecuación, con lo que el tan mentado feriado bancario se haría presente en tiempos de revolución… dicho sea de paso, hasta el discurso se les terminaría.


¿Qué les queda?


Mirar al cielo y rogar con mucha fé para que el “maná” de los altos precios del petróleo alimente las voraces y nunca insaciables ansias de recursos de un modelo que sin milagros de este tipo, no hubiesen permitido al gobierno saliente sobrevivir a más de un período, en el que por cierto, hubiesen pasado por nuestro país sin pena ni gloria.


Además de esto, y en ello son bastante creativos, buscar siempre más y novedosas formas de estrangular a la familia ecuatoriana con toda una fauna de nuevos impuestos, camuflados siempre con el slogan de “proteger la balanza comercial”, “proteger la dolarización”, “hacer uso de políticas comerciales a falta de políticas en lo monetario”, “evitar la especulación”, “corregir inequidades” y todo ese discurso, que una vez aterrizado empobrece y mucho.


Finalmente aunque con ellos el país no tiene solución, lo cierto es que sí tiene salida, en el comercio e integración de nuestra economía al mundo, y en la generación y captación de ahorro. Fácil de decir, aunque lamentablemente no es parte del libreto heredado desde Cuba y Venezuela. Esperemos por el bien del Ecuador que se cambie de estilo, pero más aún de dirección.


Joselo Andrade Rada
Presidente Cantonal de CREO en Guayaquil




30 de abril de 2017

El cigarrillo electrónico - Algunas cosas que debes saber



Había estado ocupado en este último tramo del año con muchos temas políticos, aquello del fraude en las elecciones que todos conocemos me ha mantenido y mantiene a la fecha ocupado, pues la defensa de la libertad y el futuro del país no es cosa que se trabaja por temporadas. Sin embargo, y después de cierto tiempo, hoy quiero comentarles algo acerca de un tema totalmente diferente, hoy quiero hablaros del cigarrillo electrónico.

Mi relato acá es un poco informativo, experiencial y de alguna manera propuesta para aquellos que se encuentran dentro “del mundo del cigarrillo" y que en al menos una ocasión se ha dicho asimismo "sé que el cigarrillo es malo, pero la verdad tiene lo suyo y sí, sí, pero la verdad es que no, no quiero dejarlo".

Cualquiera que me conozca sabe que vengo consumiendo cigarrillos desde hace bastante tiempo (más del que pueden suponer) y que nunca había pensado seriamente en dejarlo, sin embargo y por razones que no vienen al caso, tuve oportunidad de probar uno de estos durante "una reunión”, y oh sorpresa, el e-cigar también tiene lo suyo.

Primeras consideraciones:

Aquellos que le hacemos al cigarrillo convencional, desde ahora analógico pues así se conoce en el mundo de los vapeadores, sabemos que "estamos habituados a tirar humo" y que "este hábito al igual que otros está muy arraigado a nosotros sicológicamente", "no es que lo necesites", lo que pasa es que "es bastante grato". Ha sido “compañero” de muchas jornadas, y la verdad eso tiene su valor. Sin embargo, les comento, que con el cigarrillo electrónico, desde ahora e-cigar "no pierdes esto", pues de una u otra manera "gran parte de ese protocolo al que estás acostumbrado no desaparece". Botas algo, pero ahora en lugar de humo, botas vapor.

El e-liquid necesario para vapear viene en varias presentaciones y con sabores diferentes. Hay aquellos que contienen nicotina, y aquellos que no,  personalmente te he de decir, que estás acostumbrado a algo de ella. Un cigarrillo Marlboro rojo clásico contiene 1.1 mg de nicotina. Por lo tanto, si lo tuyo es media cajetilla al día estamos hablando de 1.1 x 10 unidades lo que hacen 11 mg de nicotina diaria.

¿Qué debes conocer del e- cigar?

Aquí te dejo un video que recomiendo bastante: . Guia de iniciación para el Vapeo
Es un video en el que te informarás de muchos de los temas asociados al  E-cigar.

Sólo por adelantarte algunas temas:

- No es relativamente caro. El e-cigar en Amazon cuesta menos de lo que supones. El mío que está muy completo costó 27 dólares.

- No empieces con mucho. Los frascos de e-liquid vienen en diferentes tamaños y existen en infinidad de marcas. Contienen Gliceril, Propilenglicol, Nicotina y sabores. Salvo la nicotina como todos conocemos el resto grosso modo no son malos, y la nicotina si bien puede ser adictiva, no es propiamente cancerígena.

- Si logras conseguir el e-liquid en Estados Unidos no tienes idea del ahorro que tendrías con respecto al cigarrillo analógico, y si lo consigues en Ecuador a pesar de todo, sigues teniendo ahorros significativos.

- Es por mucho menos dañino. Todo fumador conoce que el cigarrillo analógico contiene más de 4000 sustancias tóxicas. Este "sólo contiene nicotina" y bueno... lo demás, te lo dejo para que investigues.

Como tema anecdótico:

Empecé a utilizar el E- cigar desde hace 23 días y sólo fumé un Marlboro rojo desde aquel tiempo. Me dije, vamos quiero uno y la verdad para mi sorpresa "ya no era lo que esperaba", "no fue algo como diablos qué diferencia” fue más bien algo como “humn... después de todo el e-cigar no ha estado tan malo". De hecho, no sólo es un “sustituto”, es un aparatico que tiene su gracia.

Si entras con e-liquids (pues eso es lo que se volverá vapor a través del e-cigar) hay toda una gama generalmente de entre 24 mg y 0 mg de nicotina. Yo te recomiendo calcular cuánto consumías, y bajarle algo. Salvo que seas de aquellos que le hacen a más de una cajetilla al día, yo te diría que entre 6 mg y 3 mg sería fantástico, caso contrario unos 12 mg estarían bien. Obvio, siempre puedes tratar con 0 mg de nicotina, pero tal vez sea más recomendable aquello con el tiempo, pues en cierto modo sería casi el equivalente a dejar de fumar, salvo por el hecho de botar vapor libre de nicotina, y es posible que ello no te conduzca a disminuirlo o erradicarlo de tu vida.

Aquí un ejemplo básico

Imaginemos un tanque para e-liquid con capacidad para contener 2 ml de líquido. Nota: el tanque “es parte del cigarrillo electrónico”.

Y compras un frasco e- liquid (entiéndase aquello que vas a vapear y que hay de todo tamaño de 15 ml, 30 ml, 60 ml y 120 ml) que tiene 3 mg de nicotina, tienes algo como lo que sigue:
Con el tanquecito lleno tienes dos mililitros de e-liquid. Cada ml contiene 3 mg. Por lo que, 2 ml de tu tanque te llevan a consumir 6 mg de nicotina ¿lo tienes claro?

Última pregunta de este ejemplo ¿y a cuántos cigarrillos equivale esto?
Respuesta: Si un Marlboro Rojo equivale a 1.1 mg y estás consumiendo 2 ml que equivalen a 6 mg de nicotina. Tienes finalmente, que 6 mg de nicotina equivale a 5,45 Marlboro Rojos.

En mi cortísima experiencia he casi abandonado la nicotina, estoy consumiendo en términos analógicos algo menos de 5 tabacos al día, o en otras palabras menos de 6 mg de nicotina, y para mi sorpresa, sobre todo para aquellos que saben de mi predilección por el Manantial de Urdesa (Bar clásico en la ciudad en que resido) sólo me mendé 12 mg en una noche! Lo que suma, el equivalente a 11 cigarrillos analógicos. Eso señores en mi experiencia, es algo de lo que casi no guardo registro.

Por cierto, otro día les cuento de algo inesperado en toda esta experiencia: el dejar de fumar tiene su período de desintoxicación, que por cierto, en cierto modo pareciera ya viví o en todo caso estoy viviendo.

Un abrazo, y seguimos conversando,

Joselo Andrade Rada
Desde Guayaquil, Ecuador






8 de marzo de 2017

El legado revolucionario...


Un comentario para que esto jamás vuelva a repetirse


Más allá de la crisis económica en la que el socialismo ha dejado sumergidas a las sociedades que han tenido la desdicha de vivirlo, y lo mucho que nos va a costar remover y sustituir por otros los antivalores ahora sembrados en la educación y la sociedad, estamos a días de empezar a cambiar las cosas, a caminar por el sendero de la libertad, por el camino del cambio.

Quiero sólo detenerme aquí para dejarte una reflexión que espero nunca olvides, esta ideología perversa y contranatura ha dividido no sólo a las sociedades entre quienes tienen y quienes no, a los amigos entre los que están con el gobierno y quienes no lo están, sino también a familias enteras.

Esta última mi estimado amigo, es una característica siempre presente en cualquiera de los colectivismos, llámense estos socialismo, fascismo o nazismo variantes todas del árbol totalitario.

Su fracaso no se debe al hecho de que  estén al frente las personas equivocadas, o a la circunstancia de que se aplicaron mal las ideas, ni tampoco al hecho de que no se dieron las condiciones, fracasaron porque no tenían otro destino, fracasaron por que las doctrinas totalitarias son contrarias a la libertad que anhela el ser humano, y por que aunque todavía muchos no lo sepan se trata sólo de otro error intelectual, error que lamentablemente ha costado la vida de muchos seres humanos, un experimento con vidas humanas que no tiene fundamento ético, ni moral.

El 2 de Abril llegó el momento de cambiar nuestra historia, podemos hacerlo, la humanidad está de nuestro lado.